"Tenemos también la palabra profética más segura, a la cual hacéis bien en estar atentos como a una antorcha que alumbra en lugar oscuro"
2.ª Pedro 1:19

martes, 19 de agosto de 2008

¿ACTÚAS ‘con’ Dios? o… en contra?

Números 16

Rebelión de coré:

“y se levantaron contra Moisés con doscientos cincuenta varones de los hijos de Israel…

…Y se juntaron contra Moisés y Aarón y les dijeron: ¡Basta ya de vosotros! Porque toda la congregación, todos ellos son santos, y en medio de ellos está Jehová; ¿por qué, pues, os levantáis vosotros sobre la congregación de Jehová?”

Aquí están haciendo una murmuración directa que atenta contra la autoridad y viene un juicio y la disciplina de Dios, la tierra se habré y sepulta vivos a Coré y a toda su familia por murmuración (Numeros16:31). Así también en la marcha y en la obra de Dios tenemos que tener cuidado de esto, también esto es una influencia de ésta sociedad, egoísta y orgullosa que se anima a denunciar todo lo que esta mal, que ataca todo lo que le parece que está mal, pero en la marcha, en la obra de Dios en su iglesia, no nos debemos manejar con estas herramientas, no podemos tener iglesia con murmuración, no podemos tener iglesias donde cualquiera endosa y suscribe cualquier acusación hacia cualquier siervo de Dios, y aún iglesias donde se los ataca con tanta liviandad, tenemos que tener humildad delante de Dios, debemos evaluarnos y decidirnos a cambiar, ya que ésto no agrada Dios, pues la murmuración divide y si deseamos realmente obrar con Dios y no en contra de El, lo vamos a hacer con las herramientas del espíritu, con la Biblia en la mano, y con la gracia de Dios en nuestro corazón con tolerancia, con paz y con amor genuino y nos vamos a librar de todo ingrediente Satánico carnal, de malicia, de soberbia, de jactancia, de vanagloria, de hostilidad, porque la obra que vamos a hacer para Dios, es para un Dios santo.


Párrafos extraídos de: bibliadice.gospelcom.net Conferencia - El llamado de Dios a despertar-Por Walter Martini

Número 12
María y Aarón hablaron contra Moisés a causa de la mujer cusita que había tomado; porque él había tomado mujer cusita.

La murmuración es una gangrena que pudre el alma, es capaz de contaminar con una sola palabra toda una fuente de aguas, no necesita de un sistema de amplificación ya que se mueve incluso en el susurro “cual silbo apacible”, hasta la persona aparentemente más callada, quieta ha sido victima o victimario provocando dolor en medio de la Iglesia de Cristo.

María la profetiza, ella también murmuró; fué utilizada por Dios para despertar el corazón de un pueblo con esperanza por la tierra prometida. Sí, contaba con cierta autoridad, ella tomaba su pandereta y podía motivar a cientos de miles a danzar al Señor, pero un día dejó su pandereta de lado, siguiendo el engaño de la serpiente y esa fue su ruina.

Y dijeron: ¿Solamente por Moisés ha hablado Jehová? ¿No ha hablado también por nosotros? Y lo oyó Jehová. Muchos hombres y mujeres de Dios hablan contra las autoridades de su iglesia por las decisiones que toman, sean de índole personal, familiar, incluso ministerial, y de pronto toman una actitud de confrontación directa. La Escritura sólo se refiere a que hablaron “contra Moisés”, lo que no sólo implica un diálogo de estos con él, supone previamente una conversación familiar entre María y Aarón, quizás estaban sus cónyuges e hijos presentes, o algún otro levita.

Murmurar es Rebelión contra el Gobierno de Dios.

“… ¿Por qué pues no tuvisteis temor de hablar contra mi siervo Moisés?

Entonces la ira de Jehová se encendió contra ellos; y se fue.”


El SEÑOR oye todo. Nada de lo que se dice o hace en la tierra pasa de Su vista. Él oye toda crítica y ataque, cada queja y murmuración. Él vio a María y a Moisés, su amado siervo. La idea es que Dios estaba listo para defender y ejecutar justicia en nombre de Su siervo

La murmuración está terminando con la unidad dentro la iglesia y por lo tanto propagación del evangelio, éste era el deseo profundo del apóstol pablo para la iglesia y de Dios mismo ahora,

“Para que…oiga de vosotros que estáis firmes en un mismo espíritu, combatiendo unánimes por la fe del evangelio” Fil. 1:27

Es tan grande éste deseo de nuestro Dios, que las personas que murmuran están condenadas a vivir bajo la ira de Dios



“y he aquí que María estaba leprosa como la nieve; y miró Aarón a María, y he aquí que estaba leprosa.”

Y dijo Aarón a Moisés: ¡Ah! señor mío, no pongas ahora sobre nosotros este pecado; porque locamente hemos actuado, y hemos pecado.

Dios juzgará toda palabra ociosa de nuestras bocas, y cuando se habla ociosamente contra otros y aun más de sus siervos, trae sus consecuencias. Debemos saber que siempre habrá defectos en la congregación, no le busquemos la quinta pata al gato, obremos con Dios no en contra de El, procurando con nuestros hermanos de la fe, un mismo sentir en el señor. La lámpara A.D.Olate




“…Con toda humildad y mansedumbre, soportándoos con paciencia los unos a los otros en amor,
solícitos en guardar la unidad del Espíritu en el vínculo de la paz;
un cuerpo, y un Espíritu, como fuisteis también llamados en una misma esperanza de vuestra vocación.’’

Efesios 4:2-4


“Ruego a Evodia y a Síntique, que sean de un mismo sentir en el Señor.” Fil.4:2


“Solamente que os comportéis como es digno del evangelio de Cristo, para que o sea que vaya a veros, o que esté ausente, oiga de vosotros que estáis firmes en un mismo espíritu, combatiendo unánimes por la fe del evangelio” Fil. 1:27

Cuidémonos, de no estar actuando en contra de Dios, El quiere la unidad de su esposa la iglesia, desea que esté trabajando unánime, a favor de la humanidad. Utiliza tu mente para pensar en todo aquello que transforme en realidad ésta unidad, que es el anhelo del maestro cuando ora por ella en su oración sumo sacerdotal.

Definición y origen
¿Qué es murmurar? ¡Es hablar mal de alguien! Hablar lo negativo de una persona durante su ausencia, cualquier crítica contra un ausente, haya razón o no para hacerlo

Esto es muy importante entenderlo. “Diabolo”, la palabra griega para diablo nos ayudará. El significado más común de esta palabra es “calumniador” o “murmurador”, que define “al que dice algo falso de alguna persona”; pero diabolo también es usada para designar a “aquel que dice una verdad con la intención de perjudicar”. Eso quiere decir que si alguien habla falsedades de otro, esto es murmuración. Por otra parte, si se habla verdades de alguien pero el fin no es la edificación, esto también es murmuración.

Por su parte la Biblia condena categóricamente el pecado de la murmuración, tanto que es uno de los primeros pecados cometidos en el desierto, después de la liberación de la esclavitud de Egipto

Esta actitud también puede ser tan destructiva para la Iglesia, porque tiene el efecto del cáncer, en ocasiones no se ve pero va matando la unidad y la espiritualidad de la Iglesia.

Definiciones bíblicas
La Biblia usa varias palabras para murmuración, cuya etimología nos ayudará a definir más cabalmente la murmuración y el perfil del murmurador.

Proverbios 16:28. La traducción castellana usa la palabra “chismoso”. La palabra hebrea significa “difamador, llevador de cuentos”. A esto se dedica el murmurador, a llevar cuentos.
Éxodo 16:8. En este versículo, murmuraciones viene de una raíz que significa “obstinación”. Una de las características del murmurador es el elemento de la obstinación, lo cual indica una especia de persistencia en esa conducta.
“El individuo que murmura es obstinado en su murmuración y es difícil modificar su comportamiento, no es fácil hacerlo cambiar. Siempre busca una explicación, constantemente racionaliza para justificar lo que está haciendo.”

Éxodo 15:24. La palabra que se traduce aquí por “murmuró” tiene también el significado de pernoctar, quedarse en un lugar, parar, detenerse. La murmuración detiene el progreso de la obra de Dios, paraliza sus planes, tal y como lo confirman Números 12:1 y 15.
Hechos 6:1. Aquí la palabra griega para murmurar es interesante y sugestiva ya que significa “hablar con los labios casi cerrados”, lo cual es el equivalente del cuchicheo. La murmuración tiene un elemento de misterio, de que no oiga la otra gente o de cambiar de conversación cuando ven que aparece la persona de quien se está hablando.
Salmo 41:7. Murmurar en este versículo es algo que se dice en forma no comprensible para las demás personas. La palabra que se usa para murmurador significa “expresión en palabras no muy inteligibles”, implicando también la encantación de un mago o hechicero. La idea de hechizo en esta palabra es muy interesante porque la gente que murmura hechiza a su auditorio. Hay personas que cuando escuchan una murmuración es como si estuvieran bajo la influencia de un mago o hipnotizador; tal es la atención que ponen, y tanto lo que disfrutan de participar en la murmuración.
- Revela la personalidad del murmurador. La calumnia o murmuración habla más fuertemente de quien la ejecuta que del destinatario de ella, y denota ausencia de carácter y cerebro para andar sabiamente. A una persona de andar sabio, su corazón, su ser cristiano, no le permite murmurar. La persona mentalmente adulta y madura no murmura, y esto no tiene que ver con la adultez cronológica. Lo que sucede el tiempo de la persona que murmura no es requerido por cosas importantes, por lo tanto lo ocupa en murmurar.

Especificando ésto último, estas personas son aquellas que hacen muy poco y nada para Dios, en sus pensamientos solo está vivir para ellos mismos, siendo una obligación venir a la casa de Jehová, examinando cada minúsculo defecto de aquellos que trabajan para El señor, y al encontrarlos, lejos de orar y ayudar, se deleitan en murmurarlos y peor aún calumniar a los siervos de Dios.


- Es de características criminales. “El asesino y el calumniador son distintos sólo en el arma que usan. Para uno es la daga o el revolver, para el otro la lengua. Pero el segundo es peor que el primero, porque aquel sólo mata el cuerpo, el otro asesina la reputación y la paz”. El murmurador destruye el carácter sin dar a su víctima la oportunidad de la defensa.



.Razones para murmurar
Las personas que gustan de murmurar lo hacen por diversas razones, para escalar posiciones, para tratar de verse como personas que “realmente se preocupan por la Iglesia”, por envidia, para crear grupos que los apoyen (necesitan sentirse influyentes).

El problema mayor de la murmuración es que comienza como “una crítica constructiva” y termina en difamación y calumnias manchando reputaciones con la excusa de que solo es para señalar “pecados” por el bienestar de la congregación. El problema es que estas personas, que usualmente son “las más santas de la congregación” tienen una mente pecaminosa y siempre ven el pecado en todo lo que hacen los demás, pero nunca ven el de ellos mismos o el de las personas que le hacen el juego y le siguen la corriente.

¿Y por qué miras la paja que está en el ojo de tu hermano, y no echas de ver la viga que está en tu propio ojo? Mateo7:3

Sentencias divinas sobre la murmuración:

Los murmuradores tienen una mente reprobada (Romanos, 1:28-32)
Serán destruidos (1 Corintios, 10:10; Salmo, 101:5)
El que murmura en contra de un hermano murmura en contra de Dios (Santiago, 4:11-12)
La murmuración contrista el Espíritu Santo (Efesios, 4:30-31)
Son insensatos (Tito, 3:2-3)
Dios los condena (Levíticos, 19:16)
Crean contienda (Proverbios, 26:20)
Caerán en juicio (Proverbios, 13:3)
Son hipócritas (Santiago, 1:26; Proverbios, 11:9; 2 Timoteo, 3:1-6)
Son necios (Proverbios, 10:18)
Serán avergonzados (1 Pedro, 3:14-16)

La murmuración, el chisme y la difamación dañan la esencia de una congregación que es la manifestación pura del amor de Dios. Los chismosos quieren la atención sobre ellos y sentirse apreciados, no soportan ver a otros hermanos ser queridos por la congregación porque sienten que le están robando algo que les pertenece.

Usualmente estas actitudes son las que más crisis causan en la Iglesia. Y ya que es un pecado contagioso, démosle un vistazo a nuestros hábitos, no vaya a ser que también nosotros ya hemos caído en este juego del diablo.

Cuídate!! Si eres éste tipo de personas o eres alguien tendiente a escucharlas a apoyarlas, si no te arrepientes te llegará el juicio junto a ellas, porque la palabra se cumple, y aunque Dios los ama aborrece su maldad, y caerán en el tiempo oportuno bajo su mano de rigor.

Aún es tiempo para pedir perdón si hablaste contra alguien, arrepintámonos, no sea que la ira de Dios sea tu alimento de día, y tú sueño de noche.

“Si confesamos nuestros pecados, el es fiel y justo para perdonarnos y limpiarnos de toda maldad” 1Juan 1:9.


‘‘El que no es conmigo, contra mí es; y el que conmigo no recoge, desparrama’’

Mateo 12:30